Asistencia psicológica on line

Asistencia psicológica presencial y on line

 

 

 

 

 
 
 
 

Configuraciones
Vinculares

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 GRUPO INTERDISCIPLINARIO DE ESTUDIO DEL MUNDO DEL TRABAJO*

  Recibido el 14 de junio de 2005

Introducción general

Antes de contestar someramente el Cuestionario, consideramos conveniente hacernos conocer, transcribiendo la Declaración de Principios y las Tareas.

EQUIPO FEDERAL DEL TRABAJO

Declaración de Principios

1º) El trabajo es la clave de la cuestión social.

2º) El hombre constituye el centro del sistema societal. Para su realización, promoción, proyección y perfeccionamiento, la Solidaridad, la Cooperación y la Justicia Social son valores permanentes. Constituye una prioridad que ellos rijan la realidad presente y la futura, en nuestro País, en Latinoamérica, en el mundo todo.

3º) El Derecho Social es un instrumento imprescindible para hacer realidad estos valores, en normas y pautas de conducta, objetivos finales de todo sistema jurídico.

4º) El Derecho Social es concebido en su nacimiento, en su realización y en su propia razón de ser como respuesta a la realidad social, en un marco tuitivo y de respeto del orden público laboral, trascendiendo las reglas y pautas del mercado y de la economía salvaje.

5º) La constitución del Equipo Federal del Trabajo como herramienta al servicio de estos principios, es para aportar esfuerzos a la realización de estos postulados en un marco de total respeto a los derechos integrales que surgen a partir del trabajo y de los derechos humanos, universalmente aceptados.

Tareas

Para hacer realidad los principios que lo inspiran el E.F.T. se propone, al menos, las siguientes tareas:

1º) Desarrollar, profundizar y proyectar la Teoría Sistémica del Derecho Social.

2º) Investigar, estudiar, publicar y proyectar trabajos personales, grupales o generales, tendientes al cumplimiento de sus objetivos, en el campo del Derecho Social, dejando aclarado, para su recuperación, que el nombre Derecho Social es omnicomprensivo de todos los «derechos», que nacen a partir del hombre y del trabajo (Derecho a la Seguridad Social, Derecho a la Previsión Social...).

3º) En toda tarea, tener presente un criterio amplio, pluralista, interdisciplinario en todo lo que fuese posible, con la mirada puesta en la suma de esfuerzos, tendientes a responder a la realidad social.  

4º) Tratar de que la operatividad del E.F.T. se realice, no sólo desde los profesionales, centros de estudios, sindicatos, departamentos empresarios, sino también desde los Municipios y las Provincias, las Regiones, con proyección nacional, latinoamericana y mundial. Todo en un marco de servicio a la actividad de todos los que operan en el campo social, con especial énfasis en la Autoridad Administrativa del Trabajo y la Justicia Laboral, las que deben su creación al cumplimineto de los principios tuitivos, que dieron orígen al Derecho que tienen que aplicar.

5º) Tratar que la integración regional y mundial de los países (MERCOSUR, etc.) sirva para la realización del hombre y no para su destrucción interna y externa. En cada país se tratará de evitar la competencia destructiva entre quienes trabajan, evitando también todo tipo de discriminación. Por otra parte, dejamos sentado que esta respuesta no ha podido ser consensuada por todo el Equipo, por lo que debe ser considerada emitida a título de los firmantes, si bien dentro del «clima» del Equipo.

Respuesta global

Es insoslayable para una adecuada comprensión de la problemática en consideración, puntualizar algunos elementos caracterizantes de la realidad sindical argentino en la actualidad y que lo diferencian de la existente en resto de los países miembros del Mercosur, tanto en lo que el marco legal, como a la situación fáctica se refiere.

1.Marco legal

En Argentina rige la ley 23.551 de Asociaciones Sindicales y el decreto 467/88 reglamentario de la misma, normas que en consonancia con todas las que las antecedieron en la materia, siguiendo los lineamientos del denominado modelo sindical argentino, declaman un expreso reconocimiento a la «libertad sindical y democracia interna» (arts. 1° a 8° y concordantes), pero estableciendo un sistema de diferenciación entre el otorgamiento de la mera inscripción, por el solo cumplimiento de los requisitos formales establecidos y el otorgamiento únicamente a las más representativas en su ámbito territorial y personal de actuación. Sólo a las que cuentan con personería gremial la legislación les otorga los beneficios de exenciones impositivas, obligatoriedad de retener la cuota sindical por parte del empleador, capacidad para negociar convenios colectivos, de ejercer medidas de acción directa y estabilidad sindical.

En lo que a la democracia interna se refiere, la ley establece un régimen procesal electoral poco claro, confuso y equívoco, con términos a veces muy exiguos ( tan solo 10 días hábiles a partir de la publicación de la convocatoria para presentar listas a los efectos de su oficialización) todo lo cual hace que en los procesos electorales de renovación de autoridades generalmente se oficializase una solo lista y se generen verdaderas batallas judiciales en torno a los mismos. Concretamente en lo que se refiere a la representación de los trabajadores desocupados, el artículo 14 de la ley 23.551 establece que por esa circunstancia el trabajador no perderá el derecho a pertenecer a la asociación respectiva, remitiéndose a lo que al respecto establezcan los estatutos sindicales, pero el artículo 6° del decreto 467/88 reglamentario de la misma avanzando mucho más que el texto legal, limita la conservación de la afiliación de los trabajadores desocupados hasta transcurridos seis meses desde la ruptura de la relación laboral computados desde la finalización del mandato en aquellos trabajadores que desempeñen cargos representativos. Por tal motivo, una primer medida al respecto pasaría por la derogación del referido artículo 6° del decreto 46788 dejando el tema librado por completo a lo que al respecto establezcan los estatutos sindicales.

El Equipo Federal del Trabajo institucionalmente no ha fijado posición respecto del denominado modelo sindical argentino, pero existe coincidencia en la necesidad de hacer extensivas a las organizaciones meramente inscriptas, muchas de las facultades y atribuciones que hoy son exclusivas de las que cuentan con personería gremial, como así también, en la de implementar procedimientos electorales claros que posibiliten la participación plena y democrática de los afiliados en la vida asociacional, y en la necesidad de implementar vías de conservación de la afiliación de los trabajadores desocupados e implementación de formas de representación y organización de los trabajadores atípicos o informales.

2.Situación Fáctica

Las organizaciones sindicales con personería gremial y alcance territorial en todo el país, se nuclean en la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (C.G.T.R.A.), única central sindical nacional que cuenta con personería gremial y que durante la pasada década de gobierno justicialista mostró un excesivo acercamiento y complacencia con el poder político. Dentro de esa central existió un sector disidente, disconforme con esa proximidad con el gobierno, identificado como Movimiento de los Trabajadores Argentinos que se alejo de la conducción de la C.G.T. R.A. pero manteniéndose como agrupamiento interno y sin propiciar la creación de una organización distinta o paralela.

Por otra lado, un sector sindical disidente, que pivotea sobre los gremios de AT.E., C.E.T.E.R.A. y Judiciales, que creó otra organización nacional separada de la C.G.T.R.A. la C.T.A. la cual cuenta con inscripción gremial . Recientemente se ha producido una fractura en el seno de la C.G.T.R.A. y existen dos conducciones que se atribuyen la representación de la misma, por un lado la conducción preexistente que encabeza Rodolfo Daher y por el otro una conducción constituída sobre la base del disidente M.T.A. encabezada por Hugo Moyano.

3.Principales desafíos que enfrentan los sindicatos

En lo que a nuestro país especificamente se refiere, uno de los principales desafíos que enfrentan las organizaciones sindicales argentinas con miras al tercer milenio consiste en recuperar la credibilidad de la población en general y de los trabajadores en particular, ya que todas las encuestas del más variado origen son coincidentes en reconocer que la dirigencia sindical argentina es el sector de más baja credibilidad en el seno de la población.

En lo que al sindicalismo en general se refiere, los mismos se pueden sintetizar en: a.Elaborar políticas idóneas para enfrentar la constante embestida flexibilizadora y desreguladora que se viene generando desde los sectores empresarios y desde los organismos financieros internacionales y de lo cual se vienen haciendo eco los gobernantes, cualquiera sea su color político;

b)Desarrollar propuestas en pro del pleno empleo;

c)Articular modos de representación genuinos e idóneos en defensa de los trabajadores desocupados, informales y en modalidades de desempeño atípicas;

e)Revertir la tendencia decreciente en los índices de afiliación sindical.

En nuestro país prevalecen los sindicatos por rama o actividad, siendo excepcionales los casos en que los trabajadores se agrupen por jerarquías, motivo por el cual no se han presentado dificultades para incorporar y afiliar a las organizaciones trabajadores especializados, profesionalizados o altamente calificados, ello sin perjuicio de una mayor reticencia a la sindicalización que se suele presentar en estos segmentos de trabajadores.

En este terreno el sindicalismo argentino no ha encontrado respuestas ni caminos adecuados, pudiendo mencionarse como excepción los intentos de la C.T.A. para asumir la representación de los desocupados y los de algunos casos aislados de vendedores ambulantes, choferes propietarios de autos de alquiler (remises) etc.

Los servicios prestados por los sindicatos, especialmente los vinculados con las obras sociales sindicales, suelen ser el principal atractivo para captar afiliaciones, lo que marca un predominio de los intereses individuales sobre los colectivos al respecto.

4.EL SECTOR INFORMAL, SU SINDICALIZACION, PRECISIONES SOBRE EL CONCEPTO

El sector informal o sector no estructurado, se nos suele presentar bajo diferentes formas que varían según las actividades, magnitud de los emprendimientos y las regiones o lugares en que se encuentran. 

Por un lado tenemos al empleo lisa y llanamente no registrado, entendiendo por tal a aquellos vínculos laborales que evaden las obligaciones y cargas de la legislación laboral, de la seguridad social, previsional e impositiva. Estos pueden realizar tareas lícitas o ilícitas, y en este último caso la ilicitud puede adquirir diversos ribetes, abarcativos desde una levedad que haga recaer la responsabilidad de la misma únicamente en el empledor hasta de una magnitud tal, que la responsabilidad alcance a los trabajadores y los coloque fuera de todo marco suceptible de regulación legal o convencional.

También tenemos empleo parcialmente no registrado, donde esta registrada parte de la remuneración que se abona y no registrada otra porción, o quea registra jornadas menores de las realmente trabajadas, las cuales puede ser sin remuneración o con remuneración no registrada.

Otra forma se da en el empleo fraguado bajo la forma de contratos comerciales civiles sin relación de dependencia aún cuando la misma exista indubitablemente, por encontrarse configuradas las notas tipificantes de la relación.

Una forma se da bajo desempeños realmente autónomos, tales como cuentapropistas, vendedores ambulantes etc., de una entidad económica tan pequeña que la inexistencia de dependencia laboral no les quita del carácter de trabajadores asalariados.

5.Cambios en el manejo de las relaciones con el personal

Los Delegados del Personal, elegidos por los trabajadores dentro de listas presentadas por los sindicatos, siguen siendo el cimiento de la acción sindical.

El Equipo Federal considera que tales trabajadores son dignos de respeto porque la historia política argentina reciente muestra que un alto porcentaje de los «desaparecidos» durante la dictadura militar fueron, precisamente, delegados sindicales y activistas sindicales. Incluso existe una cierta corriente de opinión que sostiene que varios de ellos fueron denunciados por las mismas cúpulas sindicales: como esta opinión carece de prueba, no puede objetivarse pero, de todos modos, vale la pena dejarla apuntada. En el país no se ha usado el argumento de la "humanización" sino el de la «flexibilidad» y de la «modernización» de las relaciones laborales. Luego de más de una década con esos temas, ya nadie se engaña al respecto, si bien alguno de los grandes sindicatos de servicios se aprovechó de los mismos para beneficio de los dirigentes de cúpula.

6.Acercamiento a las bases

Salvo experiencias aisladas y ricas, las asociaciones sindicales no se han acercado a las bases. El trabajador suele no sentirse miembro del sindicato (salvo en momentos de honda conflictividad), lo que se refleja en el lenguaje («voy al sindicato», en lugar de «voy a nuestro local»)

7.Acercamiento al Gobierno

En este tema el sindicalismo argentino ha acumulado una vasta experiencia. Si bien cualquier Gobierno puede gobernar sin los sindicatos (Menem lo ha demostrado empíricamente) ninguno puede gobernar bien con la oposición sindical (Alfonsín lo ha demostrado empíricamente).

8.Acercamiento a la Iglesia

Desde los Círculos Católicos de Obreros, a principios de siglo, hasta el Centro de Promoción Sindical de los Jesuitas, la Iglesia ha estado cerca de los sindicatos, como lo demuestra el Equipo de Pastoral Social. Por otra parte, las Comunidades de Base suelen proveer de delegados sindicales.

9.Alianza con otros sectores sociales

Es una tendencia incipiente, sobre todo relacionada con las pequeñas empresas.

10.Neoliberalismo

Más allá de los “discursos”, los sindicatos han aceptado el modelo impuesto por el FMI mediante las diversas Administraciones. Lo cuestiona la Central de Trabajadores Argentinos, que está construyendo un modelo alternativo.

Al respecto, se observa una gran incidencia de los esquemas europeos que aparentemente seducen a todos los sudamericanos, tanto empleadores como sindicatos.

11.Cooperativas de trabajo

Hace tiempo, algunos sindicatos influenciados por la CLAT (Central Latinoamericana de Trabajadores) (a su vez, influenciada por el modelo de autogestión yugoslavo) crearon o apoyaron a las Cooperativas de Trabajo. Actualmente, ante los grandes abusos mediante Cooperativas “legales” pero realmente fraudulentas, el acercamiento indicado ha disminuido.

12. Seguridad Social

En su mayoría, durante la Administración Menem los sindicatos aceptaron o, al menos, silenciaron el desguace de la Seguridad Social. Algunos sindicatos aprovecharon la oportunidad económica y montaron sus propias empresas vinculadas a los Riesgos de Trabajo y a la Jubilación privada.

13.Internacionalización

Se manifiestan acciones en el Mercosur (huelgas de camioneros) y presencia en las reuniones continentales.

14.Desafíos

El mayor desafío es lograr ampliar la base sindical y la democracia interna.

 

*Publicacion Original : EQUIPO FEDERAL DEL TRABAJO REPUBLICA ARGENTINA - Rodolfo Capón Filas, Presidente del Equipo Federal del Trabajo - Oscar Cuartango, Secretario del Equipo Federal del Trabajo http://www.eft.com.ar/default.asp

 

  E-mail: info@enigmapsi.com.ar  

 

 

EnigmaPsi (c) 2002-2014
Psicología – Psicoanálisis – Consultoría

Editor Responsable: Lic Sonia Cesio
Directora: Lic Sonia Cesio
Dirección: Avenida Santa Fe 4990- Buenos Aires, República Argentina.
TE (0054)11 4773-9597 /(0054) 11 - 15 62987672
E-mail: info@enigmapsi.com
Los artículos publicados en el sitio no pueden ser reproducidos sin el permiso del Editor Responsable.

ISSN 1853-1849